SONY DSC

Como parte de la Iglesia, las Hermandades y Cofradías tenemos la obligación de fomentar la formación cristiana de todos aquellos que las integran y así mismo, impulsar la participación de sus miembros en la misma.

Nuestra devoción por Nuestro Padre Jesús y María Santísima representados en nuestros amantísimos titulares son los pilares fundamentales de nuestra acción, pero ello queda absolutamente vacío de contenido espiritual si no llenamos nuestra fe de principios cristianos y religiosos.

El objetivo general de esta Diputación, será la formación religiosa de todos sus Hermanos, para de ese modo alcanzar un mejor conocimiento de la esencia eclesial de la Hermandad.

Para cumplir con éxito tan importantes objetivos, es necesaria la participación de todos los Hermanos y Hermanas desde todos los niveles. En primer lugar, fomentando su iniciación cristiana a través de las catequesis de Comunión y Confirmación, para aquellos que ahora comienzan su acercamiento religioso, los que desean seguir madurando en su Fe o para aquellos otros que se han distanciado de ella.

Deseamos profundizar en nuestras convicciones y rescatar y potenciar los principios que nos hacen vivir la Semana Santa y el culto al Santísimo. Para ello os animamos a participar en las charlas, conferencias o sesiones formativas que se organicen, pensadas para responder a nuestras necesidades espirituales, dar contenido a nuestra Fe y hacernos sentir miembros comprometidos de nuestra Hermandad.

Además de alimentar la formación cristiana de sus hermanos y hermanas, intentaremos fomentar los valores históricos, culturales, sociológicos, artísticos con la organización de actividades siempre que no desvirtúen los fines propios de la Hermandad.

Parte importante de la formación, pasa por la participación en los cultos internos, en los que la Junta de Gobierno velará por la transmisión digna, fiel, íntegra y cuidada de la Palabra de Dios.

Así mismo, es de suma importancia la participación en los retiros espirituales que se celebran para todos los hermanos y hermanas dos veces al año, Adviento y Cuaresma.

También se organizarán actos formativos preparativos a la recepción de nuevos hermanos y hermanas, para que tomen conciencia del sentir espiritual de la Hermandad y de la responsabilidad que contraen. Del mismo modo, para todos aquellos que realicen su estación de penitencia por primera vez.

Desde aquí, os animamos a participar en cualquiera de los actos formativos que desde esta Diputación se organicen, para que con una preparación adecuada podamos ser testimonios vivos del pueblo de Dios llenando de espíritu evangélico la sociedad en que vivimos.


 

ENLACES DE INTERÉS